Descargar libros legalmente... pero ¿dónde?

Posted by Posted by Jorge HIDALGO On 4:43 PM

Autor: Cirze Tinajero
Fuente: Yoinfluyo.com


Descargar libros legalmente... pero ¿dónde?
Descargar libros legalmente... pero ¿dónde?
La tecnología día con día nos invade. ¿Quién hubiera imaginado hace 50 años que por medio de un aparato íbamos a estar conectados en una red, sabiendo lo que pasa con nuestros seres queridos y alrededor del mundo?

Indudablemente, la tecnología busca mejorar la vida del hombre, dándole comodidades y nuevas experiencias. Actualmente, una gran parte de la población mundial utiliza diariamente el internet para diversas actividades, desde revisar las fotografías que han subido los amigos, hasta tener juntas de negocios con personas que se encuentran en otro continente.


Pero esta herramienta puede ser explotada y crearnos diferentes beneficios, ya que a pesar de que ha sido muy criticada por únicamente generar información, es decir, sólo dar datos o hechos que incluso no siempre son verídicos, puede contribuir al conocimiento, a mejorar nuestra cultura y nivel de lectura.

Si nos adentramos en la red y la dejamos de ver como la plataforma para revisar el correo electrónico, nos podremos dar cuenta de que hay muchos sitios que ofrecen libros para descargar, casi todos de manera gratuita; sin embargo, hay que tener cuidado, pues no en todos es de manera legal.

Para que un libro sea descargable legalmente, tiene que tratarse de obras que han pasado a ser de dominio público –en México tienen que transcurrir 100 años después de la muerte del escritor para que esto suceda–, o que el autor desee dar a conocer su obra sin recibir una retribución económica.

En la web existen diversos proyectos para incentivar el conocimiento y conocer un poco de las miles de obras literarias que existen. Por ejemplo, en nuestro país la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM ha puesto al alcance de la comunidad estudiantil y del público en general el sitio de internethttp://www.descargacultura.unam.mx/.

Este portal no ofrece libros como tales, sino podcasts, es decir, provee materiales sonoros, descargables a equipos portátiles y computadoras personales.

Uno puede aprovechar sus tiempos de transporte y ocio para escuchar la lectura de un cuento, ensayo o novela, atender una conferencia, oír una obra de teatro, disfrutar de un concierto o repasar un tema de estudio.

El sitio cuenta con una atractiva variedad de productos culturales, entre los que destacan las lecturas de su propia obra que han realizado destacados escritores mexicanos e iberoamericanos. Además, el usuario tiene acceso a conciertos grabados por la OFUNAM y por la Orquesta Sinfónica de Minería.

Por otra parte, si uno desea disfrutar de la lectura, existen algunos sitios para adquirir libros de manera legal en versión digital, como son:

• Libuku: Un sitio que nace a partir de la idea de que la cultura debe ser libre y ofrece un portal donde se puede descargar y compartir libros de manera legal.

• Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes: Permite descargar gratuitamente obras enteras de unos 400 autores hasta el s. XIX (http://cervantesvirtual.com/).

• Miguel de Cervantes Saavedra: Ofrece las obras completas de Cervantes en la Universidad de Alcalá (http://cervantes.uah.es/).

• Biblioteca Virtual Elaleph: Cuenta con más de mil 200 libros para descargar en castellano.

Es cierto que leer una obra en versión digital no se compara con tener un libro en las manos, poder sentirlo o incluso olerlo, pero tenemos que rescatar que ya sea en una hoja de papel o en un monitor, el conocimiento, la posibilidad de ir a otros mundos sin la necesidad de viajar, ahí está, ésa no cambia.

La tecnología cada vez nos sorprende más y nos ofrece diversas opciones. En estos tiempos si una persona con acceso a la web no lee, no se cultiva, no es por falta de recursos económicos, sino porque prefiere vivir en la ignorancia.

Las oportunidades ahí están, y se presentan de diversas maneras para todos los gustos, desde para los que adoran cargar con su reproductor de mp3, hasta para el que prefiere leer con letra de cierto tamaño. Por ello, hay que explotar la tecnología, aprovecharla, pero siempre para crecer como seres humanos y no para convertirnos en parásitos dependientes de ella.

0 comments

Post a Comment